El Hospital Infanta Elena forma a más de 500 profesionales en técnicas de prevención de agresiones e inteligencia emocional

En estos días se está desarrollando un curso formativo, en el que colabora la Policía Nacional, dedicado a dotar de herramientas a los profesionales para abordar situaciones de conflicto 


Alrededor de 500 profesionales del Hospital Infanta Elena se están formando en estos días acerca del nuevo Plan de Prevención y Atención de Agresiones a Profesionales de la Consejería de Salud y Familias, con el objetivo de conocer algunas técnicas de gestión de conflictos que les ayuden a manejar las situaciones de tensión que se producen en el entorno sanitario, reduciendo así el riesgo de sufrir una agresión. Además, el curso incorpora también información actualizada acerca de los recursos con los que cuenta el Plan en Andalucía para sus profesionales en caso de que se produzcan esas agresiones, bien sean de carácter verbal o físico.

Las sesiones formativas, que se han ido celebrando a lo largo de esta semana en el salón de actos del centro hospitalario y en las que ha participado la mitad de la plantilla, están organizadas por la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales del Infanta Elena y cuentan con la participación como docente del Interlocutor Policial Sanitario, considerado el profesional referente de la Policía Nacional para los centros sanitarios de Huelva y experto conocedor del problema, que ha ofrecido ciertas claves sobre las causas del aumento de la violencia en entornos sanitarios en la sociedad.

La intención del centro hospitalario es impulsar nuevas ediciones del curso, de forma que toda la plantilla del centro hospitalario llegue a recibir esta formación, en la que los docentes quieren ofrecer también ciertas nociones sobre conducta asertiva e inteligencia emocional. De esta manera, los trabajadores estarán más preparados para mejorar una sana y buena relación de comunicación con los pacientes, a afrontar las situaciones de tensión intensas y a saber desactivarlas de una forma efectiva, de manera que no se convierta en una agresión o en un conflicto entre los pacientes, sus familiares y el personal sanitario.

Con éste y otros cursos que se han ido impartiendo en el Hospital Infanta Elena durante este año relacionados con el aprendizaje de técnicas de resolución de conflictos y mejora de la comunicación, se quiere incidir en la prevención de este tipo de situaciones como una línea más de trabajo dentro de las estrategias recogidas en el Plan de Prevención de Agresiones.

El objetivo final de esta estrategia formativa es reforzar las habilidades necesarias en los profesionales, sobre todo en aquellos que están más en contacto con los pacientes, para reducir el riesgo de sufrir este tipo de violencia, por lo que resulta fundamental que aprendan a identificar posibles escenarios de conflicto y actuar en consecuencia. Así, es positivo que sepan diferenciar los tres tipos de comportamientos básicos en la comunicación interpersonal -estilo pasivo, estilo agresivo y estilo asertivo-, dotándoles, además, de las herramientas necesarias para conocer y mantener un comportamiento que favorezca el establecimiento de una relación de confianza mutua con el usuario, capaz de superar la situación de angustia que pueda estar viviendo el paciente.

Asimismo, los profesionales aprenden a identificar los indicadores de riesgo más frecuentes de la conducta agresiva, el perfil de los potenciales agresores y a saber actuar cuando una situación se desborda. Es necesario tener en cuenta que las relaciones que se producen entre ciudadanos y profesionales en el ámbito de la prestación de los servicios sanitarios no son ajenas a posibles cargas de agresividad, un fenómeno que no es específico de los servicios sanitarios y que debe abordarse como un problema multifactorial, siendo complicado dar una única respuesta a su prevención y control.

Este curso se enmarca en las distintas campañas que viene desarrollando la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales y en la que se han formado ya más de 800 profesionales del centro hospitalario en los últimos años. En este sentido, en las sesiones formativas se les informa de las prestaciones que recoge el nuevo Plan, como la asistencia jurídica por parte de la Administración sanitaria, apoyo psicológico si el trabajador lo necesita y acompañamiento por parte de la Unidad de Prevención a la hora de presentar la denuncia.

Conocedores de la importancia de este tipo de formación para toda la plantilla del centro hospitalario, desde el Infanta Elena se potencia también que los profesionales que comienzan a prestar servicio en el centro por primera vez, accedan a este tipo de cursos como un elemento más de prevención. En este sentido, ya son más de 500 los profesionales de este centro recién incorporados a la plantilla, que han realizado el curso de gestión de conflictos que la Consejería de Salud oferta vía online en los últimos años. En el marco del nuevo Plan de Prevención y Atención de Agresiones de la Consejería de Salud y Familias se contemplan también una serie de medidas dedicadas a concienciar a la sociedad de la importancia del respeto a sus profesionales sanitarios, así como a reforzar el apoyo que éstos reciben por parte de la organización, clave para mejorar la satisfacción del personal y de los pacientes.